Sevilla registró en 2005 más de 6.000 divorcios y separaciones

 La provincia concentró el mayor número de rupturas matrimoniales de Andalucía según datos del Consejo General del Poder Judicial
Un total de 6.216 matrimonios sevillanos decidieron dar por finalizada su relación sentimental durante el año pasado, lo que supone una media de 518 divorcios y separaciones cada mes o 17 casos diarios. Estos datos hicieron de Sevilla la provincia andaluza donde más divorcios y separaciones se registraron en 2005. En concreto, se formalizaron 3.691 divorcios y 2.525 separaciones tras la entrada en vigor de la nueva ley.

En el caso de los divorcios, la provincia registró en 2005 un total de 3.691, seguida de Málaga (3.366), Cádiz (2.496), Granada (1.628), Almería (1.155), Córdoba (1.145), Huelva (1.011) y Jaén (914).

Respecto a las separaciones, tanto las que se hicieron de mutuo acuerdo como las contenciosas, Sevilla también fue la provincia donde se registró un mayor número (2.525), seguida de Málaga (2.093), Cádiz (1.649), Granada (1.188), Córdoba (1.045), Jaén (775), Almería (662) y Huelva (655).

En el conjunto de Andalucía, los divorcios aumentaron casi un 85 por ciento en 2005, al pasar de 8.343 en 2004 a 15.406 el año pasado, mientras que las separaciones descendieron un 40,9 por ciento, ya que hubo 4.339 menos, al bajar de 14.941 a 10.592.

La entrada en vigor de la denominada ley de divorcio exprés el pasado mes de julio provocó que en 2005 se produjeran 7.063 divorcios más que en 2004, debido a la agilización del proceso de ruptura matrimonial definitiva, que elimina el paso previo de la separación que era preceptivo hasta entonces.

Del total de 15.406 divorcios de 2005, 7.860 fueron consensuados, frente a los 7.546 que fueron contenciosos, mientras que, de las 10.592 separaciones, en 6.106 casos se llegó de mutuo acuerdo y en 4.486 tras un contencioso, según los datos facilitados por el Consejo General del Poder Judicial.

Antes de la reforma de la ley, las parejas debían demostrar que la reconciliación era imposible, el cese efectivo de la convivencia conyugal o la violación grave y reiterada de sus deberes.

La ruptura definitiva implicaba un doble procedimiento que primero pasaba por la separación para luego acudir al divorcio.

Sin embargo, ahora el paso previo de la separación desaparece y basta con que sólo uno de los cónyuges quiera poner fin a la relación matrimonial, siempre y cuando hayan pasado tres meses desde la celebración de la boda.

Diario de Sevilla Digital.