El Parlament aprueba por unanimidad la Ley de Mediación del derecho privado

Adn/Barcelona. El Parlament aprobó hoy por unanimidad la Ley de Mediación en el ámbito del derecho privado, que amplía el ámbito de actuación de los mediadores y la define como un método de gestión de conflictos que pretende evitar la apertura de procesos judiciales de carácter contencioso, poner fin a los ya iniciados o reducir su afectación.

Esta ley deroga la de 2001 de mediación familiar de Catalunya, y además de ésta introduce por primera vez la mediación civil para gestionar los conflictos en materia de derecho privado consecuencia de la convivencia ciudadana y social susceptible de ser juzgado, relacionado principalmente con asociaciones y fundaciones, propiedades horizontes y urbanizaciones o con diferencias graves en el ámbito de la convivencia derivadas, por ejemplo, de la coexistencia de diferentes culturas.

En el caso de la mediación familiar, la ley amplia sus supuestos, y es aplicable en casos de divorcio, separaciones, custodias, acogida de personas mayores y otros conflictos relativos al derecho de la persona y de la familia susceptibles de ser planteados judicialmente, entre otros.

Aunque el texto llegó al pleno con 11 enmiendas de CiU, 7 del PP y 15 del Grupo Mixto, finalmente estos tres grupos las retiraron. La consellera de Justicia, Montserrat Tura, presentó la normativa, que se inscribe en una corriente europea de actualización de las leyes de mediación.

Tura pidió que no sea un instrumento sólo para las minorías, y auguró que la mediación pasará a ser uno de los sistemas más utilizados y más avanzados para resolver conflictos. Sin embargo, destacó que es necesario que la sociedad lo asuma como convicción, alegando que sólo de esta manera se conseguirá descongestionar el sistema judicial.

El texto define quién puede ser mediador y cómo se desarrollará el proceso de medicación, y convierte el Centre de Mediación Familiar de Catalunya en el Centro de Mediación del Derecho Privado de Catalunya, como centro especializado y principal impulsor de este procedimiento de resolución de conflictos.

Así lo explico también la diputada del PSC Agnès Pardell, que expuso las bondades de la ley, y expuso que es un proceso que permite agilizar el trabajo de los tribunales de justicia evitando la "judicialización" de determinados conflictos.

Sobre esta misma cuestión se refirió la diputada del PP Montserrat Nebrera, que recordó que la mediación existe ya desde hace años y que, contrariamente, no ha rebajado el colapso judicial. A lo mejor, añadió, el "maná" de la financiación ayudará a que este ámbito mejore.

Desde las filas de CiU, la diputada Núria de Gispert compartió la opinión de Nebrera de que con la ley hasta ahora vigente no se ha conseguido reducir los litigios judiciales. Por ello, cuestionó que la normativa aprobada lo haga, aunque consideró positivo que se busque este objetivo.

"Sin embargo, si no se consigue no me preocuparía, porque lo más importantes es que el instrumento de la mediación cuaje en la sociedad y para evitar conflictos de futuro", dijo la ex consellera de Justicia, que pese a todo, señaló que se trata de un buen proyecto de ley.

El diputado de ERC Pere Aragonès y el de ICV-EUiA Salvador Milà suscribieron todos estos argumentos, y manifestaron que lo mejor es establecer mecanismos como la de la medicación para evitar ahondar en los vicios y las dificultades que tiene la justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *