Nueve de cada diez parejas vascas que acude al servicio de mediación familiar solucionan sus problemas

Nueve de cada diez familias que acuden al Servicio de Mediación Familiar encuentran una solución consensuada a sus problemas de relación o convivencia y la mayoría aplica con normalidad los acuerdos alcanzados.

La mayoría de los usuarios de este servicio, que atendió el año pasado a cerca de 2.800 personas, son parejas en proceso de ruptura. El Servicio de Mediación Familiar del Gobierno vasco es un servicio dirigido a las familias que sufren un conflicto asociado bien a la ruptura de una pareja bien a problemas de índole intergeneracional (entre padres e hijos, entre padres y abuelos, etc.).

El Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales tiene encomendada su gestión mediante contrato a la Asociación Vasca para la Pacificación Familiar. La partida consignada en el proyecto de Ley de Presupuestos de Euskadi para el año 2007 para financiar este sistema de justicia complementaria asciende a 270.000 euros. La memoria de la actividad de este servicio durante el año 2005 arroja unos datos positivos que evidencian un alto grado de eficacia a la hora de resolver conflictos familiares y una buena acogida por parte de los usuarios.

No obstante, hay que tener en cuenta que las personas que recurren al mismo demuestran con el simple hecho de pedir información y someterse a la mediación una voluntad de solucionar sus problemas de forma dialogada.

El Servicio de Mediación Familiar atendió el año pasado a un total de 2.795 personas, de las cuales 2.345 dieron el paso de iniciar un proceso de mediación, 281 se limitaron a llamar por teléfono y 169 solicitaron información. Nueve de cada diez demandas de mediación estaban relacionadas con ruptura de pareja y el resto con conflictos intergeneracionales entre hijos, padres, hermanos, ancianos y su familia, abuelos y sus hijos, etc.

El número de expedientes de mediación finalizados durante el pasado ejercicio ascendió a un total de 214 con unos resultados bastante buenos.